Fashion, trend & travel

Ubud

Antes de llegar a Bali nuestras expectativas no eran nada buenas… muchos nos decían que estaba muy explotada, que había muchísimos turistas y que no era como antes… y es verdad que nosotros siempre estamos intentando escapar de los sitios tan explotados.

Sin embargo he de decir que Bali o te gusta muchísimo o lo odias. Y es que hay que aprender a ver que todo tiene su encanto…

Voy a dividir la ruta por Bali en tres post, uno de Ubud, otro donde nos iremos hacia la zona norte y otro de la zona sur.

Una cosa si teníamos clara y es que nos alojaríamos en un hotel típico de Bali, en medio de la naturaleza, con su típico baño exterior y sus grandes habitaciones y camas balinesas. El hotel que recomiendo a todos los que van, Pajar House. Si bien estaba a unos 5 minutos en coche de Ubud no había ningún problema en cuanto al desplazamiento ya que había unos cuantos transfer que te llevaban y te recogían cuando quisieras y las veces que quisieras hasta y desde Ubud. Y en cuanto a los desayunos… una verdadera delicia!!! Todas las noches podías elegir lo que querías para el día siguiente y la hora, y puntuales nos tocaban a la puerta y nos dejaban el desayuno en la terraza. Por cierto, nuestra vistas eran la primera foto que puede ver, un gustazo desayunar así!

 

Rumbo a Ubud nos hicimos una pequeña ruta y nos dedicamos a pasear y disfrutar de la isla… si, es cierto, hay muchísima gente, pero el ambiente que respiras, la música y sonidos que escuchas, la arquitectura y sus templos lo hacen verdaderamente especial.

Nuestro primer recorrido en Ubud fue hacia el Monkey Forest, y como se puede ver nosotros no hicimos caso a “no dar de comer a los monos” XD… aunque a mi me daban verdadero yuyu. El paisaje hacía que pareciera que estábamos en medio de la peli Indiana Jones!

Y por la tarde… un bonito templo en medio de Ubud! El Templo de Saraswati. Un auténtico templo balines lleno de nenúfares ideal como primera visita para ir adentrándonos en lo que nos quedaba por ver.

Recomendaciones: 

  • No hace falta coger ningún taxi ni transporte para moverte por Ubud, ni siquiera para el Monkey Forest, la calle que lleva su nombre te lleva directamente ahí.
  • Para comer, sin duda, el Warung Biah Biah, a nosotros nos lo recomendaron unos amigos y sólo pudimos ir una vez pero nos encantó.
  • Intentar evitar comer en sitios de comida europea (nosotros un poco cansados de la comida indonesia fuimos a una hamburguesería y nos cobraron como precio europeo o más).
  • El Hotel Pajar House nos salió 40 € la habitación con desayuno por noche. Fue el alojamiento más caro que pagamos en Indonesia y, sin duda, si volviéramos repetiríamos.
  • Si queréis comprar decoración de rafia y palma no lo hagáis en Ubud, sino en las afueras, les saldrá muuuucho más económico y como siempre digo… a regatear se ha dicho!


Leave a Reply


%d bloggers like this: