Una ruta por Kuala Lumpur

Llegamos a Kuala Lumpur de noche, una ciudad donde miles de culturas se mezclan. Ver las Torres Petronas de noche se convierte en uno de los imprescindibles a hacer en esta ciudad. Una ciudad donde podías observar la gran diferencia entre “zona rica” y “zona pobre”. Las torres Petronas, los grandiosos centros comerciales frente a los puestos de comida en la calle, las casas de madera….

dsc_0367

Torres Petronas… vista nocturna

Nuestro alojamiento… un apartamento en el Vipod Residence, la mejor opción al viajar unos cuantos, por 15 € cada uno la noche, un complejo de apartamentos casi de lujo con una gran piscina con vistas a las Petronas. A 10 min caminando desde las gemelas.

dsc_0371

Torres Petronas… Vista diurna

Nosotros nunca habíamos habíamos estado en un país musulmán y, ya en el metro comenzamos a ver peculiaridades… vagones rosas para chicas, vagones para chicos y vagones mixtos (entiendo que para turistas y resto de religiones).

Nada más levantarnos al día siguiente pusimos rumbo a las Batu Caves, visita indispensable en Kuala Lumpur. Para movernos… en metro, por 2 RPM llegamos, y la entrada es gratuita a no ser que quisieras ver otras dos cuevas más dentro del recinto para ver “bichos”.

A media hora más o menos de nuestro hotel estaban las Batu Caves. Un gran Buda dorado (aunque en obras) nos esperaba al inicio de  272 escalones y eran los monos babuinos los que nos daban la bienvenida, tanto que un mínimo despiste nos podría jugar una mala pasada con ellos.. te quitaban todo lo que querían.

dsc_0387

Interior de las Batu Caves

dsc_0401

Entrada a la Batu Caves

dsc_0396

Nuestra bienvenida

Una gran bóveda con estalactitas donde hacer ofrendas y con varios altares para ello. Hasta los chicos se animaron a hacer una ofrenda.

dsc_0394

Ofrenda

Una vez finalizada la visita y con el inmenso calor de Malasia a las 11 de la mañana cogemos el metro con destino al barrio chino. Y a cogerle el truco al regateo… y no veas!!! es un vicio!!!! A la hora de almorzar lo hicimos ahí mismo, en un warung en el que por unos 10 € comimos los cuatro y, la verdad, no quiero saber ni cómo lo hicimos… o mejor dicho, cómo lo hice con lo escrupulosa que soy, porque creo que es el sitio de comida donde menos higiene vimos… No me quedaba otra, dejar los escrúpulos atrás para poder disfrutar del viaje porque si no, simplemente, ni comes, ni duermes, ni vas al baño…

img_4720

Comida en el barrio chino… cómo picaba!!!!!!

dsc_0407

Barrio chino

dsc_0412 dsc_0418 dsc_0421

Al llegar al hotel, y como les comenté antes que disponíamos de tremenda piscina con vistas a las Petronas, qué mejor momento para hacer uso de ella que al atardecer, eso sí, después de que parara el primer de los grandes diluvios que nos esperaban. Bañito en la piscina y cóctel en el Heli Lounge Bar, un helipuerto de día y bar de copas de noche, con vistas, como no, a las Petronas.

img_4784

Ranas… comida para llevar

img_0911

Vistas desde la piscina del Vipod Residence

dsc_0427

Nuestro primer atardecer

img_4779

Terminar la noche con un cóctel en un helibar ;)

Leave a Reply